TREINTA AÑOS

BAJA LA MIRADA, ELLA

QUE SIEMPRE SUSURA AL VOLCAN,

DE LA VOZ QUE LE ACOMPAÑA,

LA DE ÉL SE CRECE Y SE ENVENENA AL NO DESCIFRAR,

EL SILENCIO DESU ELLA.

TREINTA  AÑOS DE MIRADAS PERDIDAS,

BAJO TREINTA DE VOCES ALZADAS.

PERO UNA TARDE QUE LA MIRADA,

SE POSÓ ALTIVA SOBRE LA VOZ .

EL VOLCÁN SE PRECIPITO,

LA MIRADA SIN PARPADEAR,

CONNVERTIO LOS GRITOS EN SUSUROS.

UN MINUTO EN TREINTA AÑOS,

ERIZÓ EL AIRE EN LA GARGANTA ....

SOLO, SOLO UN SEGUNDO Y DESCENDIO SU ÚLTIMA MIRADA.

EL POETA DEL AMOR  27-9-2017