A TI

Tus ojos se vuelven tristes,
Tus palabras melancólicas,
Se va impregnando la tarde,
De tu cuerpo y de tu aroma.

Te presiento bella hoy,
Sensible y arrulladora,
Hablando con las estrellas,
En el cielo de tu alcoba.

Acariciando la luna,
Con manos de luz y sombra,
Mientras se escapan tus sueños,
Por el jardín de las horas.